martes, 24 de junio de 2008

lunes, 16 de junio de 2008

SISTEMA INMUNOLOGICO

video

¿QUIEN NOS PROTEGE?


¿Qué es el sistema inmunológico?


El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de pasos, su cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Cuando su sistema inmunológico está funcionando adecuadamente, le protege de infecciones que le causan enfermedad.Los científicos han empezado a comprender el sistema inmunológico. Han podido entender el proceso en detalle. Los investigadores están generando más información sobre su funcionamiento y qué pasa cuando no anda bien.

El Proceso Inmunológico


El proceso inmunológico funciona así: un agente infeccioso entra en el cuerpo. Quizá es un virus de la gripe que entra por la nariz. Quizá es una bacteria que entra por la sangre cuando se pincha con un clavo. Su sistema inmunológico está siempre alerta para detectar y atacar al agente infeccioso antes de que cause daño. Sea cual fuere el agente, el sistema inmunológico lo reconoce como un cuerpo ajeno. Estos cuerpos externos se llaman antígenos. Y los antígenos deben ser eliminados.

La primera línea de defensa del cuerpo es un grupo de células llamadas macrófagos. Estas células circulan por la corriente sanguínea y en los tejidos del cuerpo, vigilantes de los antígenos.Cuando un invasor entra, un macrófago rápidamente lo detecta y lo captura dentro de la célula. Enzimas en el interior del macrófago destruyen al antígeno procesándolo en pedacitos pequeños llamados péptidos antigénicos. A veces este proceso por sí solo es suficiente para eliminar al invasor. Sin embargo, en la mayoría de los casos, otras células del sistema inmunológico deben unirse a la lucha.Pero antes de que otras células puedan empezar su trabajo, los péptidos antigénicos dentro del macrófago se unen a moléculas llamadas antígenos de leucocitos humanos o HLA.

La molécula de HLA unida a al péptido, ahora llamada complejo antigénico, es liberada del macrófago.Células llamadas linfocitos de la clase T, pueden entonces reconocer e interactuar con el complejo péptido antigénico-HLA que se encuentra en la superficie del macrófago.Una vez que dicho complejo es reconocido, los linfocitos T envían señales químicas llamadas citocinas. Estas citocinas atraen más linfocitos T.

También alertan a otros linfocitos, de la clase B, para que produzcan anticuerpos.Estos anticuerpos se liberan a la circulación sanguínea para encontrar y unir más antígenos, de tal forma que los invasores no se puedan multiplicar y enfermarle.

En el último paso de este proceso, una célula llamada fagocito se encarga de remover el antígeno del cuerpo.

AUTOINMUNIDAD


¿Qué es la Autoinmunidad?

Normalmente, el sistema inmunológico se encarga de combatir a los virus, bacteria o cualquier otro organismo infeccioso que amenace su salud. Pero si ocurre una falla, el mismo sistema que ha sido diseñado para protegerle, puede también volverse en su contra.
Cuando el sistema inmunológico no marcha adecuadamente, no puede distinguir a las células propias de las ajenas. En vez de luchar contra antígenos externos, las células del sistema inmunológico o los anticuerpos que producen, pueden ir en contra de sus propias células y tejidos por error.

A este proceso se le conoce como autoinmunidad, y los componentes involucrados en la ofensiva se llaman linfocitos autorreactivos o autoanticuerpos. Esta respuesta errónea del sistema inmunológico contribuye a varias enfermedades autoinmunes, incluyendo varias formas de artritis.

Enfermedades Autoinmunes

Hay muchos ejemplos de enfermedades autoinmunes, tales como el lupus, la miositis y la artritis reumatoide (AR). La información aquí presentada se enfoca al sistema inmunológico de una persona con AR.

El sistema inmunológico está hiperactivo en personas con AR. Los linfocitos se aglomeran en la membrana que cubre las articulaciones afectadas, conduciendo a la inflamación (hinchazón) que contribuye al daño del cartílago y hueso. Además, la mayoría de los pacientes con AR también tienen un autoanticuerpo llamado factor reumatoide.
Los mensajeros químicos entre las células, llamados citocinas, juegan un papel clave en la inflamación y el daño al cartílago y hueso que ocurre en la AR. Una citocina llamada factor de necrosis tumoral (FNT) y la interleucina-1 (IL-1) contribuyen al dolor y la hinchazón que ocurre en las articulaciones inflamadas.

Nadie sabe qué causa las enfermedades autoinmunes, pero probablemente hay varios factores implicados. Estos pueden incluir virus y factores ambientales, ciertos compuestos químicos y algunos fármacos. Todos ellos pueden dañar o cambiar las células del cuerpo. Las hormonas sexuales pueden tomar parte, porque la mayoría de las enfermedades autoinmunes son más comunes en mujeres que en hombres. La herencia también puede jugar un papel.

Tratamiento de las Enfermedades Autoinmunes

Se han empleado muchos procedimientos para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes. Para condiciones relacionadas con la artritis, la inflamación se trata con antiinflamatorios no esteroides (AINEs). Ejemplos de estos AINEs incluyen a la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno.

Para la inflamación también se utilizan glucocorticoides, tales como la cortisona y la prednisona. Además, fármacos llamados antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARMEs), como el metotrexato, que bloquea inespecíficamente al sistema inmunológico, juegan un papel importante en muchas enfermedades autoinmunes.

jueves, 12 de junio de 2008

DEJE DE FUMAR






Fumar es dañino para la salud. Daña casi todos los órganos del cuerpo. El cigarrillo causa el 87 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón. También es responsable de muchos otros cánceres y problemas de salud. Entre estos se incluyen las enfermedades pulmonares, cardiacas, vasculares, derrames cerebrales y cataratas. Las mujeres que fuman tienen más probabilidades de tener ciertos problemas durante el embarazo o que el bebé muera por síndrome de muerte infantil súbita (SIDS, por sus siglas en inglés). El humo también perjudica a otras personas que respiran el humo en forma pasiva. Ellos pueden tener muchos de los mismos problemas que tienen los fumadores.
Dejar de fumar puede reducir el riesgo de presentar estos problemas. Entre más pronto deje de fumar, mayor será el beneficio para su salud.


Nicotina: una adicción poderosa


Si alguna vez ha tratado de dejar de fumar, ya sabe lo difícil que esto puede ser. Es difícil debido a que la nicotina es una droga muy adictiva. Para algunas personas, puede ser tan adictiva como la heroína o la cocaína.
Dejar de fumar es difícil. Generalmente las personas lo intentan dos ó tres veces o incluso más, antes de lograrlo. Cada vez que intenta dejarlo, puede darse cuenta de lo que le ayuda y lo que le perjudica.


Buenas razones para dejar de fumar


Dejar de fumar es una de las cosas más importantes que hará jamás:


-Vivirá más años y vivirá mejor.
-Al dejar de fumar se reducirá la posibilidad de que sufra un ataque al corazón, una embolia o cáncer.
-Si está embarazada, dejar de fumar aumentará la posibilidad de tener un bebé saludable.
-Las personas que viven con usted, especialmente los niños, serán más saludables.
-Tendrá dinero adicional para gastar en otras cosas y no en cigarrillos.


Cinco claves para dejar de fumar


Algunos estudios han demostrado que estos cinco pasos le ayudarán a dejar de fumar y hacerlo para siempre. Tiene más oportunidad de dejar de fumar si los utiliza a la vez:


1.-Prepárese.
2.-Obtenga ayuda.
3.-Aprenda habilidades y conductas nuevas.
4.-Obtenga medicamentos y úselos correctamente.
5.-Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles.


1. Prepárese


Fije una fecha para dejar de fumar.
Cambie su medio ambiente.
Deseche todos los cigarrillos y los ceniceros de su casa, automóvil y lugar de trabajo.
No permita que las personas fumen en su casa.
Recuerde las ocasiones anteriores cuando intentó dejar de fumar. Piense en lo que funcionó y en lo que no funcionó.
Una vez que deje de fumar, no fume—áni siquiera una bocanada!


2. Obtenga apoyo y estímulo


Algunos estudios han demostrado que usted tiene una mejor oportunidad de tenir éxito si tiene ayuda. Puede obtener apoyo de muchas maneras:
Dígale a su familia, amigos y compañeros de trabajo que dejará de fumar y que desea su apoyo. Pídales que no fumen cerca de usted ni dejen cigarrillos a la vista.
Hable con su proveedor de cuidado médico (por ejemplo, médico, dentista, enfermera, farmacéutico, psicólogo o consejero para dejar de fumar).
Obtenga asesoría individual, de grupo o por teléfono. Mientras más asesoría reciba, mejores serán las posibilidades de que deje de fumar. Hay programas que se ofrecen en hospitales y centros médicos locales. Llame al departamento de salud para obtener información acerca de los programas disponibles en su área.


3. Aprenda habilidades y conductas nuevas


Trate de entretenerse con otra cosa cuando sienta ganas de fumar. Hable con alguien, salga a caminar u ocúpese con una tarea.
Al principio cuando deje de fumar, cambie su rutina. Utilice una ruta diferente para llegar al trabajo. Tome té en lugar de café. Desayune en un lugar diferente.
Haga algo para reducir la tensión emocional. Tome un baño caliente, haga ejercicio o lea un libro.
Planee hacer cada día algo que disfrute.
Beba mucha agua y otros líquidos.


4. Obtenga medicamentos y úselos correctamente


Hay medicamentos que pueden ayudarle a dejar de fumar y a reducir las ganas de hacerlo.
La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha aprobado cinco medicamentos para ayudarle a dejar de fumar:
Bupropion SR—disponible con receta.
Goma de mascar de nicotina—disponible sin receta.
Inhalador de nicotina—disponible con receta.
Atomizador nasal de nicotina—disponible con receta.
Parche de nicotina—disponible con receta y sin receta.
Pídale consejo a su proveedor de cuidado médico y lea cuidadosamente la información que se adjunta en el paquete.
Todos estos medicamentos le ofrecerán más o menos el doble de posibilidades de dejar de fumar y de hacerlo para siempre.
Todos los que tratan de dejar de fumar pueden beneficiarse con el uso de un medicamento. Si está embarazada o intenta embarazarse, si amamanta a su bebé, si tiene menos de 18 años de edad, si fuma menos de 10 cigarrillos al día o si tiene algún padecimiento médico, hable con su médico u otro proveedor de cuidado médico antes de tomar algún medicamento.


5. Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles


La mayoría de las recaídas suceden durante los primeros tres meses después de dejar de fumar. No se desanime si comienza a fumar de nuevo. Recuerde, la mayoría de las personas tratan varias veces de dejar de fumar antes de lograrlo. He aquí algunas situaciones difíciles de las cuales hay que estar al pendiente:
Alcohol. Evite las bebidas alcohólicas. El beber reduce las posibilidades de lograrlo.
Otros fumadores. Estar en donde hay personas fumando puede hacer que usted desee hacerlo.
Aumento de peso. Muchos fumadores aumentarán de peso cuando dejen de fumar, generalmente menos de 10 libras. Siga una dieta saludable y manténgase activo. No deje que el aumento de peso lo distraiga de su meta principal—dejar de fumar. Algunos medicamentos para dejar de fumar pueden retrasar el aumento de peso.
Mal humor o depresión. Hay muchas formas de mejorar su estado de ánimo en lugar de hacerlo fumando.

LIBROS




martes, 10 de junio de 2008

INCRETINAS



Es conocido, de sobra, que la naturaleza es pródiga en su haber, en
lo propicio y en lo adverso, en lo sustancial y en lo banal, en lo tóxico y en lo
antídoto. Que posee en ella misma, los venenos y los remedios.
Prueba de ello, es el descubrimiento en la saliva de la salamandra
(heloderma suspectum), de los análogos de las incretinas; polipéptido inhibidor
gástrico (GIP), péptido similar al glucagon 1 (GLP-1), incretinas ambas,
producidas por células L del estómago.
Parte de este prodigio de formas incretinícas, las encontramos en
cuatro categorías: las que disminuyen la adiposidad y corrigen la
lipotoxicidad, las reductoras de la producción excesiva de glucosa del hígado, las específicas en la vía selectiva de la insulina y las que incrementan la secreción de la insulina estimulada por la glucosa.
Cada uno de estos grupos posee de cuatro a seis sustancias orgánicamente fundamentales.
En este último grupo se encuentran las sustancias de las cuales nos ocuparemos; agonistas del péptido semejante al glucagon (GLP-1) e inhibidores de la dipeptidilpeptidasa-IV, (DPP-IV).
Estas incretinas o pépticos intestinales, tienen la propiedad de: retardar el vaciamiento del estómago, disminuir la ingesta de alimentos, aumentar la supresión del glucagon (hormona contrareguladora de la insulina),
incrementar la liberación de insulina, inhibir la apoptosis betapancreatica y estimular la neogénesis de las mismas. ¡¡¡¿¿¿Es posible……..todo esto???!!!.
Al parecer, sí. Y ahora se están fabricando análogos de las incretinas; los incretinomiméticos, semejantes al péptido similar al glucagon 1, con las mismas bondades pero con mayor resistencia a la dipeptidilpeptidasa IV, enzima que degrada fisiológicamente al péptido similar al glucagon 1 natural.
En la carrera contra la diabetes mellitus tipo 2, se han ensayado y usado diferentes y variados fármacos en los diversos tiempos para su “tratamiento” y control, tales como: estimulantes de la producción de insulina, sensibilizadores de los tejidos periféricos, inhibidores de la absorción de insulina y las insulinas mismas.
Ahora vienen a agregarse, al arsenal terapéutico, los incretinomiméticos, sustancias muy parecidas a las encontradas en la saliva de la salamandra, pero, con mayor pureza y resistencia a su degradación por las enzimas orgánicas.
Ejemplo de ello tenemos a la exenatida, incretinomimético de producción industrial que viene a reforzar a los diabetoterapéuticos ya existentes
Y no solamente prometen bondades en el control de la diabetes mellitus tipo 2, sino también en la atención del paciente obeso, conocido el resultado final como el medicamento ideal para el tratamiento y control de la diabesidad (diabetes + obesidad), mal de nuestros tiempos y que no solamente se encuentra ya
produciendo estragos en la población general, sino que continua su crecimiento exponencial.
Que el que no se sabe equivocar, esté con nosotros, - el factor tiempo -, para ver y beneficiarnos de dichas bondades que rayan en la ficción. Sin embargo, primero es soñar, lo que queremos que se torne en realidad.
Muchas, muchas, muchísimas, cosas que se antojaron imposibles, ayer, hoy son cotidianidades, tanto que ya hasta nos hicieron perder nuestra capacidad de asombro, pues son para nosotros, “cosa de todos los días”.
¿Los incretinomiméticos, imposibles; posibilidad de nuestro tiempo?.
No serían los únicos